Una de las primeras ametralladoras que se diseñaron en el mundo disparaba dos clases de balas: redondas, para ser utilizadas contra enemigos cristianos; y cuadradas, que eran más dañinas, contra turcos.

Su inventor, James Puckle, jurista de Londres, que ideó en 1718 una ametralladora de pedernal, hacía constar en su patente: «Dispara tan rápido y tan abundantemente y puede cargarse con tal rapidez que hace casi imposible tomar un harca al abordaje».  El arma, sin embargo, distaba de ser portátil. Era pesada, con un cañón de 90 cm. de longitud y un calibre de 3,80 cm. El cañón, montado sobre un trípode, tenía un tambor con 11 cámaras que giraba a mano el artillero.

En 1722, la ametralladora Puckle disparó públicamente 63 balas en 7 minutos. Las autoridades, impresionadas, decidieron la producción del arma, pero resultaba incómoda y difícil de cargar durante la acción, y al cabo fue relegada a las vitrinas como pieza de museo. Tres ejemplares se han conservado: uno en Copenhague y dos en la Torre de Londres. Los dos modelos de Londres, uno de bronce y otro de hierro, ofrecen recámaras cuadradas. Es como un revólver a manivela, pero el tambor está formado por una placa a la que se unen las recámaras mecanizadas aparte.

Reproducimos la patente original de 1718, que incluyen eslogan comercial (Defendiendo al Rey Jorge, sus tierras y leyes... es defenderse a uno mismo y a la causa protestante) y un trasfondo profundamente racista. En su descargo, hemos de decir que era la práctica habitual hasta fechas muy recientes. La traducción de los detalles del dibujo es libre, aunque intenta respetar la peculiar forma en que está redactado el original.

 

Puckle

La primera ametralladora conocida de la historia   

 

  

1.- Cañón

2.- Conjunto de recámaras dispuestas para disparar

3.-Tornillo que sujeta el conjunto de recámaras

4.- Conjunto de recámaras cargadas, para recargar el arma cuando se agote el otro set

5.- Montura que permite subir, bajar y girar el arma

6.- Guía que permite nivelar y fijar el arma.

7.- Tornillo que bloquea la guía 6

8.- Tornillo que se extrae para que pivote el arma cuando se pliega el trípode

9.-Trípode

10.- Cadena para prevenir que el trípode se abra demasiado

11.- Ganchos que fijan el trípode y lo desbloquean para plegarlo y poder transportarlo a espaldas de un hombre.

12.- Tubo sobre el que gira la montura.

13.- Carga de 20 balas cuadradas

14.- Bala suelta

15.- Vista frontal de una platina de recámaras para bote.

16.- Platina de recámaras para buque. Para disparar balas cuadradas contra turcos

17.- Ídem. de balas redondas para disparar a cristianos

18.- Recámara cuadrada suelta.

19.- Recámara redonda suelta

20.- Bala para bote

21.- Turquesa para fundir balas

 

Arma de fuego capaz de disparar gran cantidad de munición, en un lapso breve y de forma sostenida, debido a su mecanismo de disparo automático. Las ametralladoras generalmente son pesadas, voluminosas y están montadas sobre un afuste.

Aunque existieron a lo largo del siglo XIX armas capaces de disparar de forma parecida a la ametralladora, como las armas Gatling, con media docena o más cañones de fusil dispuestos en posición circular alrededor de un eje y alimentados por un cargador vertical o cilíndrico, no eran verdaderas ametralladoras, ya que la energía para el proceso se obtenía de una manivela accionada por un soldado, mientras que en la ametralladora auténtica solo es necesario montar el cierre del arma y apretar el gatillo para que el arma automáticamente siga disparando hasta soltar el gatillo o agotar la munición.

En 1884 aparece la primera auténtica ametralladora, inventada por el estadounidense nacionalizado británico Hiram Maxim y utilizaba la presión de salida de los gases de proyección para provocar el retroceso del cañón, el montado del cierre, la expulsión del casquillo y la alimentación con otro nuevo cartucho obtenido de una cinta en el lateral del arma. Uno de los primeros modelos de la ametralladora Maxim.  Maxim realizó demostraciones por toda Europa y su ametralladora fue adoptada por la mayoría de los ejércitos del continente.

En 1885 en Estados Unidos el fabricante Browning saca un modelo de ametralladora accionado por el gas que se recoge del cañón a través de un émbolo dentro de un tubo conectado al cañón del arma, sistema adoptado después para los fusiles semiautomáticos y de asalto.  En 1917 Browning saca su modelo más famoso que sigue siendo empleado en la actualidad y que funciona por el retroceso del cañón. Las Browning fueron adoptadas por el ejército estadounidense y en muchos otros países de la OTAN posteriormente, cambiando sus calibres con el tiempo

Impacto en la guerra

Su aparición cambió decisivamente el sistema de combatir que no había sufrido grandes evoluciones desde las épocas napoleónicas y junto a la artillería obligó al uso de trincheras y convirtió la guerra en líneas estáticas desde las que se lanzaban asaltos masivos de infantería contra las líneas enemigas que normalmente acababan en masacres inútiles.

Como respuesta a la ametralladora aparecieron el carro de combate para asaltar las líneas defendidas por ametralladoras y las primeras soluciones que permiten a la infantería llevar armas automáticas para el asalto como el  subfusill o las primeras ametralladoras ligeras.

ametralladora_en_trincheras2GM

Ametralladoras en la 1ª guerra mundial

Puckle1

 

ametralladoraalemama_MG08-1GM

Ametralladora Alemama MG08-1GM


Evolución de la ametralladora

Durante la Primera Guerra Mundial las ametralladoras eran armas pesadas, montadas sobre un trípode o ruedas al estilo de un pequeño cañón. Para resistir las ráfagas continuas sin quedar inoperativas, los cañones iban montados dentro de cilindros que se podían rellenar con agua para refrigerar el arma.

Las ametralladoras ligeras de la primera guerra y de entreguerras son en apariencia grandes fusiles diseñados para tiro automático como apoyo al pelotón de fusileros tradicional. Armas como la estadounidense BAR (Browning Automatic Rifle) empleada en las dos guerras mundiales o la inglesa Bren, empleada en la segunda, entran dentro de esta categoría. Normalmente se alimentan mediante cargadores o tambores de entre 30 y 100 cartuchos y disponen de un pequeño bípode en el extremo para disparar cómodamente tumbado. El concepto permanece hoy en día, y la mayoría de las ametralladoras actuales de este tipo son fusiles de asalto modificados para dar una mayor duración al cañón, con un bípode y cargadores de más capacidad que los estándares del fusil del que proceden, aunque también hay modelos actuales de cinta diseñados expresamente como ametralladoras ligeras como la FN Minimi belga (empleada por el ejército estadounidense y muchos países de la OTAN) y la CETME Ameli española.

Los alemanes poco antes de laSegunda Guerra Mundial inventaron a su vez la ametralladora polivalente o media. Este arma puede actuar como una ametralladora de posición normal al estilo de la Primera Guerra Mundial montada en un trípode pesado con miras para actuar hasta 1.200 metros o puede ser desmontada, acoplada a un bípode y utilizada en el rol de ametralladora ligera, pero con una potencia muy superior a las concebidas expresamente como tales.

En la Segunda Guerra Mundial los alemanes emplearon la MG-34 y la MG-42 , esta una versión simplificada de la anterior, con la mayor parte de sus piezas en chapa estampada para abaratarla. La MG-42 permanece hasta hoy en día en servicio en la OTAN con la denominación MG-3. Otros modelos del estilo son la M-60 estadounidense de la época de Vietnam o la PKS rusa.

 Ametralladoras antiblindaje

En la Segunda Guerra Mundial apareció también un tipo de ametralladoras de gran calibre, alcance y capacidad de penetración, las ametralladoras pesadas, empleadas normalmente como antiaéreas o para destruir vehículos con poco blindaje, son capaces de literalmente partir a un soldado en trozos, por lo que también se emplean como ametralladoras de posición y suelen ser las elegidas para montarlas en carros de combate como arma auxiliar, blindados de asalto o helicopteros. Con calibres entre el 0.50 (12,70 mm) y 20 mm, muchas tienen casi 3.000 metros de alcance y pueden perforar blindajes ligeros.

Un tipo de arma relacionada con las ametralladoras pero que normalmente necesita ayuda mecánica adicional a los gases del disparo para su funcionamiento es el cañón automático, de entre 20 y 30 mm, montado en torres en blindados de asalto o en helicoptero y aviones de caza. En ocasiones dispone de múltiples tubos al estilo de los antiguos Gatling para soportar el desgaste y calentamiento al que se ve sometida el arma durante su uso. Este tipo de cañón, que emplea normalmente proyectiles con núcleo perforante y velocidad de más de 1.000 m/s, permite perforar blindajes de más entidad y destrozar vehículos enemigos con gran facilidad. Por ejemplo el cañón automático multitubo GAU-8 de 30 mm que emplea el avión cazacarros A-10 Thunderbolt es capaz de perforar el blindaje superior de prácticamente cualquier carro de combate o de dañarlo gravemente provocando heridas a los ocupantes por los fragmentos desprendidos.

 

ametralladora_en_trincheras1GM

Ametralladora en trincheras de la 1GM

 

Ametralladora-maxin

Ametralladora Maxin

 

ametralladora_Browning_M1917

Ametralladora Broning M-1917

ametralladoraSaiint-Etienne-m-1907-2GM

Ametralladora Sanint-Etienne - 1907


Desgaste del cañón

Las ametralladoras son armas que sufren un fuerte desgaste debido a la gran cantidad de impactos y roces de sus mecanismos y a la erosión y calor que se genera en el cañón. Los cañones no suelen resistir más de unos centenares de disparos continuos sin dilatarse de forma que se puede llegar a inutilizar temporalmente el arma, por lo que hay que dosificar los disparos en forma de ráfagas con intervalos, y los rayados del cañón lo desgastan de tal forma que hay que sustituir todo el cañón cada 10.000 ó 15.000 disparos para mantener las características balísticas del arma.

Cintas de las Ametralladoras

Las cintas de ametralladora son otro de los objetos humildes que no reciben por parte de los coleccionistas la atención que merecen. Su misión es mantener unidos una cierta cantidad de cartuchos de modo que según son arrastradas por el mecanismo de la ametralladora aportan munición correctamente orientada para su introducción en la recámara.

Al contrario que los cargadores, las cintas son totalmente pasivas. No incluyen ningún tipo de muelle o mecanismo salvo los estrictamente necesarios para mantener la munición sujeta correctamente. Una vez han cumplido su misión, pueden reutilizarse aunque en combate suelen ser desechadas. Siempre son expulsadas vacías por el arma. La única excepción que conozco es la BREDA 37 que reintroducía los cartuchos disparados en la bandeja-cinta. Esta característica presenta la incomodidad de tener que vaciar la cinta para recargarla, además de una complejidad innecesaria. Solo se utilizan en ametralladoras "pesadas" puesto que las más ligeras no soportan el calentamiento producido al disparar la cantidad de cartuchos que contiene una cinta.  Algunos tipos de cinta, pueden empalmarse por sus extremos para crear cintas mayores.

Tipos de cinta de Ametralladoras:

-Textiles: Dos cintas de tela u otro material flexible unidas dejando unos espacios por donde se introducen a presión los cartuchos. No se pueden empalmar y suelen tener al principio un trozo extra vacío para facilitar la introducción en el arma. A menudo llevan insertos metálicos remachados.  Consisten en dos cintas de tela u otro material flexible unidas dejando unos espacios por donde se introducen a presión los cartuchos. Como toda obra humana, tienen virtudes y defectos: Proporcionan una elevada capacidad a coste moderado, pero no se pueden empalmar. Suelen tener al principio una pieza metálica para facilitar la introducción en el arma, pero insertar una cinta parcialmente utilizada es complejo. Son flexibles y ligeras, pero tienen poca resistencia a la humedad (la tela puede hincharse dificultando la extracción del cartucho).

Tampoco tienen gran resistencia al roce, por lo que no pueden reutilizarse indefinidamente. A menudo deben llevar insertos metálicos remachados porque es dificil hacer que el mecanismo tire con seguridad y uniformidad de la tela. Sus dimensiones no pueden controlarse con precisión.
Por todos estos inconvenientes se suprimieron al substituirse por las cintas textiles por cintas metálicas que mantienen sus virtudes -salvo, quizas, el coste-pero eliminan todos sus defectos.

CAINTA_TEXTIL_AMETRALLADORA

Caja de cinta textil

CINTA_AMETRALLADORA-1
CINTA_AMETRALLADORA-textil

CINTA_AMETRALLADORA-textil-1

 

-Metálicas rígidas: Consisten en una chapa que sujeta los cartuchos paralelos entre sí. Dado que su capacidad es escasa para que sean manejables (20-30 cartuchos) suelen tener un engarce para unir varias y formar una especie de cinta articulada. Actualmente están en desuso. Consisten en una chapa metálica en la que se ha incorporado algún sistema para sujetar los cartuchos paralelos.  El tipo más sencillo es el dela ametralladora Hotchkiss, en que se troquelan una serie de "labios" que sujetan los cartuchos. Incorporan además en los extremos un engarce que permite unir varias para formar una especie de cinta articulada. No sujeta muy bien los cartuchos y es -relativamente- propensa a deformarse provocando fallos de alimentación.

Estas razones, junto a la escas capacidad de carga, hacen que actualmente no se construyan armas alimentadas con este tipo de cintas a pesar de que deben tener un coste reducido.  Existen variantes como la Breda 37, que son esencialmente el mismo sistema con mejoras substanciales. Esta es una cinta mucho más rígida que sujeta mejor los cartuchos y es menos propensa a sufrir deformaciones.  En contra tiene un peso bastante superior, la imposibilidad práctica de unir varios y un coste de manufactura mucho más elevado.

 

CINTA_AMETRALLADORA-METALICAS_RIGIDAS-1

CINTA_AMETRALLADORA-METALICAS_RIGIDAS-2

 

-Metálicas articuladas: Las que siempre hemos visto en las películas. Están formadas por una serie de chapas dobladas que sujetan cada una un solo cartucho. Todas las chapas están unidas entre sí mediante un pasador o un doblez especial de modo que forman una bisagra. A menudo integran al inicio una chapa mayor de forma especial para facilitar la introducción en arma.  Son las cintas en que cada cartucho está sujeto a presión en un eslabón metálico. Pero, a diferencia de las desintegrables, los eslabones están unidos entre sí mediante un pasador que ejerce de bisagra.  De este modo, las cintas vacías permanecen íntegra con lo que su recarga es muy sencilla. 

 A cambio de esta ventaja económica, la cinta vacia que sale de una ametralladora es un estorbo que puede enrollarse donde no debe y provocar interrupciones. Reclama espacio y es un peso muerto en una aeronave, por lo que no se usa en ellas. No es facil unir una cinta entera a una usada a medias o unir dos cintas disparadas parcialmente para tener el arma a plena capacidad en el siguiente asalto. Una vez usada, debe recogerse, limpiarse y transportarse para su recarga. Todos estos inconvenientes hacen que a pesar de sus virtudes haya desaparecido de la mayoría de fuerzas armadas del mundo.

 

CINTA_AMETRALLADORA-METALICAS_ARTICULADAS-2
CINTA_AMETRALLADORA-METALICAS_ARTICULADAS

-Desintegrables: El tipo más utilizado actualmente. Están formadas por chapas que sujetan un solo cartucho, pero el pasador que une las distintas piezas es el propio cartucho. Al extraer el cartucho se desmontan los eslabones, por lo que una vez vacía no se obtiene una cinta -propensa a enrollarse- si no una serie de eslabones que suelen desecharse.  En ningún otro tipo es más sencillo aumentar o disminuir la longitud de la cinta.  Se llama así a las cintas cuyos eslabones se separan cuando se extrae el cartucho que contienen. Más incómodas de recargar, en la práctica desechables, ofrecen varias ventajas respecto a las otras cintas metálicas: pueden alargarse o acortarse con gran facilidad, no pesan ni ocupan espacio una vez disparadas -gran ventaja en las aeronaves-, la cinta saliente no corre peligro de liarse o provocar interrupciones.

Hay dos tipos principales con muchas variantes. En el más habitual para armas de pequeño calibre, el eslabón forma dos anillos cerrados y cada cartucho hace de bisagra. El otro tipo, más habitual en armas de grueso calibre, los eslabones se enlazan el uno contra el otro y el cartucho se limita a hacer de tope para mantener el enlace.  Entre medio una gran variedad con anillos cerrados, sin cerrar, eslabones en dos piezas.  La mayoría de ametralladoras de diseño actual, especialmente en calibres mayores -de 12.70 a 30 mm- utilizan cintas desintegrables.

 

CINTA_AMETRALLADORA-DESINTEGRALES-1

CINTA_AMETRALLADORA-DESINTEGRALES

 

Ametralladora MG34

En 1934, Alemania de Hitler, armó a sus ejércitos con la MG 34, una ametralladora inspirada en la MG 30 suiza, la cual, en lugar de refrigerar el cañón mediante líquido, permitía una rápida sustitución del mismo sencillamente girando 90 grados el cañón, encajado en la parte derecha del fuste. Hasta 1930, las ametralladoras no estaban preparadas para sustituir rápidamente el cañón, por lo que para obviar los problemas de recalentamiento se refrigeraban mediante agua, lo que, si por una parte permitía un uso prolongado sin problemas de recalentamiento, por otra parte hacía más pesada el arma relegándola al rol de arma de defensa en puesto fijo.

La MG 34, gracias a la posibilidad de sustituir rápidamente el cañón, se convirtió en un arma extremadamente ligera que podía ser utilizada incluso en la guerra en movimiento, ya que además iba dotada de un bipie que le permitía colocar el arma en batería muy rápidamente. Contrariamente, sin embargo, se destinó para una función esencialmente de defensa, siendo montada sobre un fuste rígido con control remoto del gatillo, o bien, en caso de defensa antiaérea, se montaba sobre un trípode en forma de candelabro y los instrumentos de mira se integraban con retículas especialmente estudiadas para el tiro antiaéreo.

La MG 34, además de ser extremadamente ligera, podía ser alimentada de varias maneras según el tipo de uso que se le fuera a dar: además de la clásica cinta, existían cargadores de tambor de 50 cartuchos y de silla de montar de 75 cartuchos. Este último sistema se podía utilizar después de sustituir la cubierta de alimentación con otra carente de péndulo de arrastre de la cinta. El cierre se realizaba mediante un obturador de dos secciones: la parte anterior giraba mientras la sección posterior se deslizaba por el plano horizontal. Dos cuñas, colocadas en la sección posterior, se introducían en otra sedes colocadas en la sección anterior y realizaban el cierre. La cabeza del obturador estaba dotada incluso de dos rodillos que se deslizaban por su sedes corres torio y, al mismo tiempo, acelerando el ciclo. La nueva ametralladora del Tercer Reich, aunque extremadamente válida, inmediatamente fue criticada por los costes de elaboración. Al ser realizada enteramente de forma maciza, para su producción se necesitaban muchas horas de torno y un gran desperdicio de material ferroso, por lo que a partir de 1935 se comenzó a realizar un estudio sobre cómo utilizar en algunas partes láminas impresas; sin embargo, debido a la oposición de algunos oficiales del ejército, que no veían con buenos ojos la utilización de material impreso en un arma militar, los estudios se llevaron a cabo con extrema lentitud, aunque finalmente dieron lugar a la excelente  MG42.


 

Nacionalidad

Alemania

Calibre

7.92mm x 57mm Gewehr Patrone 98 (8mm Mauser)

Munición

trazadora, antblindaje, incendiaria, fogueo

Cadencia de tiro

1200 disparos p/min

Selector

automatico y semiautomatico

Alimentación

cintas de 50mm o 75mm

Peso

12.1Kg

Velocidad

de fuego

800 a 900 proyectiles por minuto

Velocidad

de salida

760m/seg

Alcance

800m con bipode

 

3000m con tripode y visor telescopico

Fabricante

Gustloff, Maget, Mauser, Steyr, Brun

 

AMETRALLADORA_MG34-1

 

Ametralladora MG34

Ametralladora MG4

En febrero de 1937, la Heereswaffenmat, insto a tres grandes empresas alemanas a construir algunos prototipos de ametralladoras destinadas a ser posteriormente producidas en serie a bajo coste. Las empresas elegidas fueron Rheinmetall-Borsig, la Stubgen y la Grussfuss, esta última, entre otras cosas, jamás había construido un arma, pero estaba especializada en la impresión de láminas. La Rheinmetall-Borsig presentó el diseño de una ametralladora de recuperación de gas proyectada por Luis Stange; la Stubgen presentó un proyecto muy en fase inicial, y la Grussfuss, el 26 de octubre de 1937, mostró los bocetos de un arma construída enteramente en láminas impresas con un sistema de cierre de obturador del tipo con rodillos. El proyectista, Gruner, no tenía ni siquiera una mínima experiencia en el campo armero, por lo que parece muy probable que los proyectistas tomaran como punto de referencia un sistema de cierre ideado en 1928 por el Mayor Barresi, del Regio Ejército Italiano, quien realizó una ametralladora con un sistema de cierre de dos esferas contrapuestas integrándolo, en parte, en un prototipo de ametralladora patentado por Stecke en los Estados Unidos en 1937. A los alemanes les corresponde el mérito indiscutible de haber conseguido simplificar al máximo un cierre conceptualmente válido, pero demasiado complicado ya que tanto el prototipo de Stecke como el de Barresi utilizaban un cañón fijo combinado con una precámara que controlaba el movimiento de los rodillos, a su vez accionada por un saliente en el castillo.

En abril de 1938, las tres empresas presentaron físicamente las armas: el modelo de Grussfuss tenía un castillo realizado con dos hojas de lámina estampada y el sistema de cierre de rodillos se demostró válido y poco sujeto a golpes incluso cuando se utilizaba en un ambiente arenoso. La única pega era el sistema de sustitución del cañón, considerado demasiado complicado. La Rehinmetall y la Stubgen presentaron dos ametralladoras que funcionaban mediante recuperación de gas, las cuales fueron abandonadas inmediatamente debido a la fácil acumulación de residuos carbonosos en la cámara de expansión, por lo que, en consecuencia, se decidió continuar sólo con la creación de Gruner. En julio de 1938, Gruner volvió a presentar su creación con algunas modificaciones que consistían en un castillo realizado en una sola pieza aumentando la rigidez, y en un nuevo sistema de liberación del cañón inspirado en gran parte en el que se utilizó en el Breda 30 italiano. La ametralladora de la Grussfuss no estuvo exenta de defectos, por lo que fue necesario aportar algunas modificaciones más que dieron origen a la cuarta versión, presentada el 12 de octubre de 1938 y, posteriormente, a la quinta, presentada en febrero de 1939 y denominada MG 39, entregada en pequeñas cantidades a los estudiantes de la escuela de infantería de Doberitz.

Después de dos años de pruebas durante las que aparecieron numerosos defectos de importancia secundaria, rápidamente subsanados, el 20 de marzo de 1941, la ametralladora, rebautizada para la ocasión con el nombre MG 39/41, fue presentada al Oberkommando des Heeres, es decir, el comandante en jefe del ejército. Una vez obtenido el parecer favorable del Oberkommando, para octubre del mismo año se prepararon 1.500 ejemplares para distribuir a las tropas que operaban en el frente oriental y en África a principios del año siguiente, con todos los pareceres favorables posibles, fue oficialmente adoptada con el nombre de Maschinnen Gewher 42.

La MG 42 fue la mejor arma de la Segunda Guerra Mundial ya que, además de ser extremadamente económica de producir, funcionaba en cualquier condición ambiental, desde las arenas de África hasta el hielo de la estepa rusa, e incluso hoy, con alguna variante, aún se utiliza en los mayores ejércitos del mundo.

Nacionalidad

Alemania

Calibre

7.92 mm x 57

Cadencia de tiro

1200 disparos p/min

Alimentación

cintas de 50mm o 75mm

Peso

11,5.1Kg

Velocidad

de salida

820 m/seg

Alcance

800m con bipode

Fabricante

Gustloff, Maget, Mauser, Steyr, Brunn

AMETRALLADORA_MG42-1

 

Ametralladora Gatling

Richard Jordan Gatling, patentó en 1861-2 la ametralladora Gatling, que fue adoptada en 1866 por el ejército norteamericano. En 1870 vendió el inventor la patente a la Colt Fire Arms Company.

Ametralladora Maxim

En 1883,  el inventor británico Hiram S. Maxim (1849-1916) perfeccionó la ametralladora a manivela de Gatling, y construyó una ametralladora completamente automática. Empleaba la energía del retroceso de una bala disparada, para expulsar la cápsula y proceder al siguiente disparo. La ametralladora Maxim confirió a los ejércitos europeos una ventaja aún mayor sobre los de Africa y Asia. También en éstos años se inventó la pólvora sin humo, como es el caso de la cordita, que permitía disparar desde lugares ocultos.

Ametralladora Vyckers

Esta compañía empezó como fabricante de acero en Sheffield y después pasó a construir barcos. Hiram Maxim hizo un acuerdo con Albert Vickers para la producción de la ametralladora Maxim, y más tarde la compañía pasó a llamarse Vickers, Hijos y Maxim.

El nombre de la compañía es mejor conocido por la ametralladora Vickers, que fue la principal ametralladora del Ejército británico desde 1912 hasta 1968.   La ametralladora Vickers era un rediseño de la Maxim llevada a cabo en la fábrica Vickers en Erith en 1911 y 1912. El principal cambio fue que la palanca acodada fue invertida para romper hacia arriba. Además el diseño completo fue recalculado para evitar exceso de peso. Durante la I Guerra Mundial la Vickers fue usada constantemente y realizó muchas hazañas legendarias de fuego sostenido. Además de usarla como arma de tierra fue adoptada como un arma aérea.   En la posguerra fue adoptado un modelo de calibre 50, esencialmente un modelo alargado 303 para usarlo en tanques


.

AMETRALLADORA_GATLING

Ametralladora GATLING

AMETRALLADORA_GATLING_MODERNA

Ametralladora GATLING moderna

AMETRALLADORA_VICKERS

Ametralladora VICKERS

Ametralladora-maxin

AMETRALLADORA_MAXIM_1910

Ametralladora MAXIM