Periodista empotrado. Es una figura que quizás existiera desde existen los corresponsales de güera pero que es de una institucionalización reciente y lo cierto es que ha tenido un gran éxito, convirtiéndose en una de las formas de información mas socorridas en información bélica que existe en la actualidad y de hecho es de uso muy socorrido pues es intención común de los medios y de los mismos informadores el “empotrarse” en una unidad militar para vivir una acción bélica en directo.

El origen del concepto.

Hay que remontarse hasta 1991 en los inicios de la Guerra del Golfo para encontrarse con la frase: "No más Vietnams". Esta sentencia tajante del recientemente fallecido del presidente George Bush fue entendida al pie de la letra por el mando militar de la Coalición Internacional contra Iraq en 1991, y es que esos mandos estadounidenses de esta operación acaudillada por los EEUU eran en la Guerra de Vietnam oficiales de baja graduación, principalmente tenientes y capitanes, de hecho su comandante en jefe Norman Scharzwkopf ascendió a capitán en ese conflicto y como otros oficiales jóvenes de entonces había aprendido que fue la total cobertura mediática de ese conflicto y mostrando de primera linea su crudeza y barbaridades a todo el planeta por TV, un factor decisivo a la derrota americana en esa guerra.

Imágenes como la del jefe de policía de Saigón ejecutando de un tiro en la cabeza a un vietcong o los de una niña vietnamita huyendo con la piel quemada tras un bombardeo con napalm en su pueblo, fueron tan decisivas para la derrota americana como las cifras de bajas de soldados estadounidenses en ese conflicto.

Por tanto en la Guerra del Golfo la información estuvo totalmente controlada y medida, filtrada hasta la nausea por el mando de la Coalición a partir de imágenes de bombardeos de precisión y suministrada en notas de prensa, apenas hubo cobertura de los periodistas en vivo y la censura o más bien el negar el acceso a la información en vivo se convirtió en la tónica corriente para dar la imagen de un conflicto limpio y cuasi indoloro, las imágenes de un cormorán embadurnado en petroleo y la foto de un sargento de EEUU llorando la perdida de un camarada fueron las únicas imágenes "crudas" que retransmitió ese conflicto entre escenas de tropas victoriosas liberando Kuwait y los famélicos soldados iraquíes rindiéndose hasta a un drón estrellado.

Pasada la euforia de la victoria la indignación de los medios de comunicación fue total por esta cerrazón a la prensa libre y las críticas a la administración americana fueron globales con boicots periodísticos de primer orden y las criticas editoriales se dejaron sentir de forma seria.

La administración USA se afectó por las críticas, para la siguiente guerra la información debería administrarse de otra manera, procurando que esta fuera predominantemente positiva para las fuerzas propias pero sin que restringiera al periodista el acceso a la noticia. Y esa manera vino con una singular idea. La del periodista empotrado.

1_resize_resize

Empotramiento. Un teniente explica a los informadores

sobre las características de un ejercicio.

2_resize_resize

El Tte. Col. Jefe de la oficina de comunicación del COMGEBAL explica a los periodistas las características de la jornada.

3_resize

El coronel jefe comenta las características del acuartelamiento Jaime II.

4

Recién equipados con casco y chaleco los periodistas posan junto a los mandos de la unidad.

5_resize

El capitán jefe de la compañía “Martín Cerezo” informa a la prensa sobre uno de los ejercicios.

6_resize

Montar el campamento. Ayudados por sus “binomios” los periodistas montan las tiendas de campaña.

Naturaleza del empotramiento

Iniciado en la Guerra de Afganistán en 2001 y ya perfilado en Iraq en 2003 el termino periodista empotrado, "embebbed" en inglés, consiste en integrar al informador en una unidad militar con su equipo de campaña propio, casco y armadura diferenciado para identificarlo como reportero, para que desde el terreno y primer mano viva las experiencias de los soldados en el frente, marche con ellos, corra con ellos, sienta que le disparan como a ellos y arriesgue su vida con ellos. De este modo las crónicas que enviaría seria de primera linea y servirían para dar una imagen provechosa y benéfica de los soldados propios en el frente pues de hecho el informador pasaría los mismos riesgos que los combatientes, forjaría lazos de amistad y camaradería con ellos y al final los consideraría "sus hermanos de armas" aunque uno lleve cámara, cuaderno y grabadora y otros el fusil.

Desde luego era una medida con interés y con esta suerte de "truco" pues los lazos que se crean entre el periodista “empotrado” y el militar que han pasado por los mismos peligros podrían menoscabar su imparcialidad a la hora de tratar el conflicto al ponerse de parte de sus soldados por mera filiación y roce.

Pero los medios y los mismos reporteros desestimaron esta objeción de primeras pues la oportunidad informativa era sensacional, se podría informar de una guerra en primicia desde la misma batalla, y ya previamente se supone que la afinidad del informador va a estar de parte de los soldados de su país y si se buscaba dar una imagen ecuánime en un conflicto donde la nación del periodista era neutral la solución era simple, solo había que era "empotrar" periodistas en ambos bandos enfrentados para así tener una visión global.

Por ello la idea del "periodista empotrado" fue un completo éxito siendo en la actualidad la forma más corriente en la que un informador cubre un conflicto bélico.

Y es por esta realidad que regularmente la Comandancia General de Baleares, COMGEBAL, organiza sus "Seminarios de Medios de Comunicación" en los que en unas jornadas un grupo de periodistas se integran en su unidad señera el Regimiento de Infantería Ligera "Palma" 47 para vivir un día en las mismas condiciones de los soldados y compartir sus actividades en el campo de maniobras durante una serie de ejercicios tácticos como si se estuviera en una misión en el exterior, o sea instruir en la tarea del periodista empotrado en la misma unidad.


7_resize_resize

Preparando la marcha de la patrulla en vehículos.

    8_resize_resize

    Dando detalles de los ejercicios a los informadores.

    9_resize_resize

    La compañía de “honderos” asignada, 1ª del I/47, forma antes de iniciar las actividades.

    10_resize_resize

    Detección de IED. Tras detectarse una anomalía en el camino comienza la inspección.

    11_resize_resize

    Usando la técnica 0-5-25 los “honderos” se dispersan por los alrededores.

    12_resize_resize

    Avanzando en cuña delante del VAMTAC.


    La táctica 0-5-25

    Ante la amenaza de un posible IED, explosivo improvisado, es necesario un reconocimiento de la zona usando una táctica que la OTAN desarrolló en Afganistán la 0-5-25. A ello un infante desciende del vehículo de cabeza y cuidadosamente revisa concienzudamente los bajos del vehículo dando una vuelta a todo el vehículo, esto es a 0 metros del vehículo.

    De no advertirse nada un segundo soldado desciende y junto a su compañero colocados adelante y atrás de la linea longitudinal del vehículo revisan los alrededores en en una curva en forma de C cada uno en direcciones opuestas a una distancia de 5 metros del VAMTAC.

    Si no hay anomalía y tras completar el semicírculo y encontrarse uno en el puesto original del otro, empiezan otro reconocimiento de la misma forma pero ampliando el perímetro a intervalos de 5 metros, así sucesivamente hasta alcanzar los 25 metros de distancia del vehículo, de ahí el nombre de 0-5-25.

    Las distancias no son caprichosas pues dado que los vehículos llevan inhibidores de frecuencia la experiencia en operaciones demuestra que la insurgencia activa los IED por cable y un registro en una burbuja de 25 metros descubre forzosamente los cables al ser esta la distancia mínima que la explosión de un IED puede afectar un blindado. Una comprobación de distancia que solo la experiencia, a veces trágica, en acción de guerra ha verificado.

     

    13_resize_resize

    Se revisan cuidadosamente cunetas y el borde de la carretera.

      14

      Los ametralladores se mantienen

      alerta durante todo el proceso de registro.

      15_resize_resize

      Despliegue en V. El hombre sendero se mantiene en el vértice mientras los hombres cuneta están más adelantados.

      16_resize_resize

      Con el despliegue en proceso el avance continua paso a paso.

      17_resize_resize

      Cada vehículo cubre su sector de vigilancia.

      18_resize_resize

      Tras concluir un ejercicio el capitán jefe de la compañía da detalles a los reporteros.

      19_resize_resize

      Una “hondero” en formación con sus compañeros.

      20_resize_resize

      Ejercicio de tiro. Asistidos por sus

      binomios los periodistas emplean los HK G-36

      Desplegarse en V

      Concluido el registro anterior hay que avanzar y con ello los dos infantes que han realizado el 0-5-25 se quedan a esa distancia de 25 metros al frente de la columna, como su misión ha sido descubrir cables se les llama entonces "hombres cable", dos nuevos infantes descienden y se colocan al frente del vehículo a 10 metros pero en las cunetas y vigilando las misma, así se transforman en los "hombres cuneta", y al tiempo el jefe de la escuadra desciende a su vez y se coloca justo frente al vehículo en el sendero, "hombre sendero".

      Así la disposición queda en forma de una V formada por los cinco hombres que avanza paso a paso seguida de la columna de vehículos avanzando muy lentamente ante la amenaza de encontrar un IED en el camino.

      Repentinamente el "hombre cuneta" de la derecha del camino levanta el brazo cerrando el puño. Ha encontrado el IED semienterrado en la cuneta conectado a una placa de presión sita en el centro de la ruta, así una eventual explosión sería de un lado hacia el centro menos protegido del vehículo en vez de bajo las ruedas mejor blindado.

      Localizada la trampa si la columna dispusiera de un equipo de desactivación de explosivos, EOD, el artificiero equipado con armadura desmontaría el artefacto o lo volaría controladamente, de no contarse con tal equipo simplemente se anota la colocación del IED se señalaría su posición de forma visible y a posteriori un equipo EOD lo desactivaría. La columna sigue su camino entonces por una ruta alternativa prevista previamente y tras dar un rodeo llegar a destino.

      La pregunta surge. ¿Que ocurre si la insurgencia eventualmente ha minado la ruta alternativa? Es desde luego una posibilidad pero se juega con una certeza favorable, cualquier insurgencia coloca trampas explosivas en las rutas donde ha verificado que emplean habitualmente los convoyes enemigos y no los senderos que son poco empleados por lo que se puede aseverar que si han colocado un IED lo habrán hecho donde esperan positivamente el paso de la fuerza contraria, y más si va acompañado de una emboscada lo que implica el despliegue de personal que puede ser localizado.

      Por ello se juega con la incertidumbre favorable que la bomba estará en la ruta habitual y conocida no en una paso aleatorio alternativo, con todo realizado el "by-pass" la alerta y atención no disminuye y la ruta se vigila, por si acaso, con el mismo interés y precaución que se ha vigilado el camino original y descubierto el IED previo.



      21_resize_resize

      Un “hondero” practica puntería en una pausa de

      los ejercicios de los reporteros.

      22_resize_resize

      Exposición de material con muestra de las

      ayudas a la puntería que pueden portar los HK.

      23_resize_resize

      Un reportero comprueba el

      manejo de uno de los fusiles.

      24_resize_resize

      Muestra del material de comunicaciones a disposición del “Palma” 47.

      25_resize_resize

      Muestra de los morteros de 81 mm y su manejo.

      26_resize_resize

      La tropa maneja los soportes de apoyo de

      puntería antes de la marcha nocturna.


      3ª Fase. Tiro

      La posibilidad de realizar un ejercicio de tiro fue una posibilidad que los reporteros empotrados en la unidad esperaban con auténtico interés y aunque era un ejercicio sencillo, los reporteros se dedicaron a él con fruición y eso que alguna informadora expreso sus reticencias iniciales al final se dedico a abrir fuego con verdadera ilusión.

      Un teniente de infantería dio una clase previa de seguridad básica con las precauciones típicas: obedecer las ordenes del instructor, no meter el dedo en el disparador, mantener el fusil apuntando hacia al blanco y no girarse nunca, como cargar el arma, mantener el seguro echado hasta recibir la orden y contar con la ayuda del binomio en el ejercicio.

      Que los HK estuvieran dotados de miras holográficas ayudo mucho en el tiro pues facilitó la precisión contra una línea de blancos sita a 50 metros como después comprobaron los reporteros al revisar los blancos y congratularse de la precisión de los disparos y las agrupaciones logradas. Con la satisfacción de esta precisión fueron los informadores novatos los que peinaron el terreno en busca de las vainas usadas para llevárselas de recuerdo recopilando docenas de casquillos.

      4º Fase. Patrulla nocturna con visor

      Una exposición exhaustiva del material y armamento a disposición del "Palma" 47 continuó la jornada. Según la estandarización del armamento que se da en las FAS el equipo de los “honderos” no difiere del de otras unidades de infantería ligera.

      Así se expusieron las capacidades de las distintas armas y equipo. Ya sea el fusil G-36 y sus mejoras añadidas a las ametralladoras MG-3 y MG-4 y Browning M-2, morteros de 81 mm, lanzagranadas LAG-40, lanzacohetes C-90 y C-100, fusiles Accuracy de precisión, las radios PRC-77 y sus capacidades de salto de frecuencia, dio tiempo para ponerse el sol y completar el día con una marcha nocturna auxiliándose de visores nocturnos AN/PVS.

      Aunque el hecho de portar un monóculo en el casco parece incomodo al principio lo cierto es que la visión se adapta rápidamente al ojo dominante y la visión queda encuadrada en la imagen en verde que muestra el visor, la sensación recuerda a ver las cosas como a plena luz del día pero solo que en verde, con toda la realidad en tonos en verde. Y lo cierto es que la ventaja es total como se pudo comprobar al detectarse con toda facilidad a soldados ocultos entre la arboleda usando el visor mientras que si te lo retiras y todo vuelve a la ley que no se puede ver en la oscuridad el infante escondido es simplemente indetectable.

      La única pega se puede encontrar en que el visor se antoja y es muy frágil ante un trato violento y rudo como el que puede darse en el campo de batalla, con saltos, carreras, choques. movimientos bruscos o arrojarse a tierra para cubrirse, es una excelente ayuda pero de trato muy delicado lo que contradice su utilidad si debe dársele el trato rudo que se da en acción, por lo que se adivina una gran cantidad de roturas y averías en acción de combate.

      Con evidente cansancio de los periodistas la patrulla con visor terminó la jornada y los informadores abordaron tras la cena las tiendas de campaña para tratar de conciliar el sueño.

      27_resize_resize

      Muestra de los lanzacohetes C-90 y C-100.

        28_resize_resize

        Un hondero muestra el AN/PVS, muy útil para su cometido pero remarcadamente frágil frente a un trato rudo.

        29_resize

        Un periodista es ilustrado en el uso del visor por su binomio.

        30_resize_resize

        Relevo de la guardia en la Almudaina.

        Soldados del “Palma” 47 en traje de época fundacional.

        31_resize_resize

        Las guardias entrante y saliente se muestran

        las armas para la inspección.

        32_resize_resize

        La ceremonia del relevo de la guardia atrae a numeroso público y se explica en varios idiomas en atención a los turistas que visitan Palma de Mallorca.

        Epilogo y cambio de guardia

        Poco sueño se pudo conciliar esa noche, acostumbrado a dormir en cama como cualquiera el pasar la noche en una tienda sin mas protección que una esterilla contra el suelo del campo es una experiencia en la que se es afortunado de dormir un par de horas, el cuerpo se puede acostumbrar a esta rudeza pero necesita una adaptación de varios días, en operaciones esta forma de pernoctar puede prolongarse meses como bien afirmó el coronel Rubalcava a los informadores tras que estos recibieran sus diplomas tras haber concluido el seminario.

        Una experiencia de campo de primer orden que capacita parte del ET a los periodistas a formarse en técnicas que les vendrán perfectamente en despliegues en zonas de conflicto si se les da esa oportunidad profesional. Un evento que agradecer y a repetir tanto por el COMGEBAL como por otras unidades y comandancias.

        Superado el seminario se dio una oportunidad extra de trabajo al asistir al Relevo de la Guarda en el Palacio de la Almudaina, sede de la COMGEBAL, realizado por una guardia de honor del Palma 47 con el uniforme de época fundacional cuando fue fundado en 1808 por el Marques de Vivot con el nombre de "Regimiento de Voluntarios de Palma" según las Reales Ordenanzas de Carlos III.

        El relevo se realiza con las ordenes y uso de orden cerrado de 1808 mucho más lento parsimonioso que el actual con la reunión de las guardias entrante y saliente, relevos en los puestos y revista de las armas, un ceremonial más pensado en la época para mantener el decoro y la solemnidad del acto que en la eficacia práctica pero que sirve de ejemplo inmejorable para tomar conciencia de como han evolucionado las cosas desde entonces de soldados implecablemente vestidos que luchaban en linea sin cubrirse bajo las ordenes precisas de un oficial a tropas profesionales y experimentadas que emplean la última tecnología y aprovechan el terreno en combate como han demostrado en operaciones y han podido comprobar los periodistas que estuvieron empotrados con ellos.

        33_resize

        Cumplida jornada y empotramiento. Periodistas y

        mandos posan para la foto de grupo tras concluir el evento.